Nome da
DOCUMENTOS

ISSN: 1809-2888
Francisco Documentos
25/06/2018

Queridos amigos:
Os doy la bienvenida a todos los que participáis en el encuentro «Educar es transformar», promovido por la Fundación Gravissimum Educationis. Doy las gracias al Cardenal Versaldi por sus palabras de presentación y a cada uno de vosotros, con la riqueza de vuestras experiencias en los diferentes lugares y ámbitos profesionales de donde venís.

Como sabéis, esta Fundación la instituí el 28 de octubre de 2015, con ocasión del 50o aniversario de la Declaración del Concilio Vaticano II Gravissimum Educationis, respondiendo a la petición de la Congregación para la Educación Católica. Con esta institución, la Iglesia renueva el compromiso con la educación católica manteniéndose al ritmo de las transformaciones históricas de nuestro tiempo. La Fundación responde a una preocupación ya contenida en la Declaración conciliar de la que toma su nombre y con la que sugería la colaboración entre las instituciones escolares y universitarias para afrontar mejor los desafíos presentes (cf. n. 12). Dicha recomendación del Concilio fue madurando con el tiempo y se manifiesta también en la reciente Constitución apostólica Veritatis gaudium sobre las universidades y facultades eclesiásticas, en “la necesidad urgente de ? crear redes? entre las distintas instituciones que, en cualquier parte del mundo, cultiven y promuevan los estudios eclesiásticos” (Proemio, 4d) y, en sentido más amplio, entre las instituciones católicas de educación. Solo si se cambia la educación se puede cambiar el mundo. Para hacer esto, quisiera proponerles algunas sugerencias.

1. En primer lugar, es importante? crear redes?. Crear redes significa reunir las instituciones escolares y universitarias para potenciar la iniciativa educativa y de investigación, enriqueciéndose con los aspectos destacados de cada uno, para ser más eficaces a nivel intelectual y cultural. Crear redes quiere decir también juntar los saberes, las ciencias y las disciplinas para afrontar los complejos desafíos con la inter – y la trans-disciplinariedad, como recuerda la Veritatis gaudium (cf. n. 4c).

Crear redes implica crear lugares de encuentro y de diálogo dentro de las instituciones educativas y promoverlos fuera, con ciudadanos procedentes de otras culturas, de otras tradiciones, de otras religiones, para que el humanismo cristiano contemple la condición universal de la humanidad actual. Crear redes significa también que la escuela sea una comunidad que eduque, en la que los docentes y los estudiantes no estén relacionados solo a través de un programa didáctico, sino por un programa de vida y de experiencia, que sepa educar en la reciprocidad entre las distintas generaciones. Y esto es muy importante para no perder las raíces.

Continue lendo no PDF

Data de Recebimento: 25/06/2018
Data de Aprovação: 25/06/2018

Sobre o autor
Equipe Editorial Ciberteologia
Equipe Editorial Ciberteologia

Equipe Editorial Ciberteologia

Deixe o seu comentário